miércoles, 7 de abril de 2010

Actividades para trabajar cuento maravilloso para 1º E.S. (agregué, también, la actividad que realizamos hoy)

ACTIVIDAD Nº 1


 

LA BELLA Y LA BESTIA.


 

La historia de La Bella y la Bestia es bastante conocida. Es una historia popular que pasaba de boca en boca y que fue escuchada y escrita por una dama francesa hace ya mucho tiempo por 1750*.
Como el original es bastante largo para reproducirlo en este libro, les presentamos una versión abreviada. En el cuento se narra la historia de un comerciante que tenía tres hijas, la menor tan hermosa y buena que era llamada "la Bella". Por malos negocios, el comerciante empobrece, y al regresar de un viaje inútil en busca de fortuna, se encuentra perdido en la noche y busca refugio en un palacio aparentemente vacío. Al día siguiente, antes de partir, corta una rosa del jardín, por lo que provoca la furia de una horrible bestia el dueño del palacio, que lo condena a muerte si no le envía a una de sus hijas en un plazo de tres meses. Cuando el comerciante les cuenta a sus hijas lo ocurrido, la menor se ofrece a ir al palacio de la bestia, para alegría de sus hermanas, que son envidiosas y egoístas. Ya en el palacio, pasa la noche en un hermoso cuarto que dice "Cuarto de la Bella" y hasta la noche siguiente no ve al dueño de casa. Cuando se dispone a cenar, aparece la Bestia. Aquí comienza nuestro relato.


 

—¿Me permites, Bella, que te vea cenar? preguntó el monstruo.

—Bueno, eres el amo.

—Al contrario, aquí la dueña eres tú
Dime, ¿en verdad soy muy feo?

—No lo puedo negar, porque no me gusta mentir dijo la Bella. Pero pareces bastante bueno.

—Bueno, Bella, espero que no te aburras aquí. Todo lo que hay en la casa te pertenece y me daría mucha pena que no estuvieras contenta.

— Estas palabras tranquilizaron a la Bella, que comió con muchas ganas. Pero casi se muere de susto cuando escuchó que la Bestia le decía:

—¿Te casarías conmigo?

Tardó un rato en contestarle. Hasta que tomó coraje y respondió:

—No, Bestia.

Al oír esto, el pobre monstruo dio un horrible suspiro, le deseó las buenas noches y se alejó cabizbajo. Cuando se quedó sola, la Bella sintió mucha compasión por él. "Qué lástima, pensaba, que sea tan horrible y tan bueno."

Así pasaron tres meses. La Bella llevaba una vida tranquila en el castillo y se había acostumbrado a la Bestia, que le parecía cada vez mejor persona. Todas las noches éste le preguntaba si quería casarse con él y ella le contestaba que no.

Cierto día, la Bella pidió permiso para ir a su casa ocho días. La Bestia accedió, pero le rogó que volviera en ese tiempo, porque, si no, él moriría.

Partió la muchacha con regalos para todos y se alegró mucho de ver a su padre y a sus hermanas. Pero éstas sintieron envidia al verla feliz y decidieron retenerla en la casa para provocar el enojo de la Bestia. Pasados los ocho días, ante los ruegos de sus hermanas, la Bella se quedó dos días más. Pero al décimo día vio en sueños el jardín de la Bestia, donde ésta yacía moribunda. Al despertarse, partió de inmediato.

Encontró al monstruo en el lugar del sueño. Sintió tanto dolor al verlo a punto de morir que lo abrazó y le pidió que viviera para casarse con ella. Apenas pronunció estas palabras, escuchó música y vio luces de fiesta. A su pies, en lugar de la Bestia, había un hermoso príncipe que le daba las gracias por haber roto su encantamiento: un hada perversa lo había condenado a vivir con la forma de la Bestia hasta que una hermosa joven aceptara casarse con él.


 

* Madame Leprince de Beaumont, "La Bella y la Bestia" en Los cuentos de Perrault, España, Editorial Crítica, 1980.


 


 

El final, ya se lo podrán imaginar…


 


 

Te proponemos que vuelvas a contar la historia, o lo que recuerdes de ella, pero ¡cambiando algunas cosas! Te damos dos posibilidades:


 

1. Si la Bella fuera bella pero malvada, astuta y muy interesada, ¿cómo sería el cuento?

2. Si fuera la Bella la que se enamorara de la Bestia, pero la Bestia no la aceptara, ¿cómo sería el cuento?

(Es un buen trabajo para pensarlo en grupo.)


 


 


 

* Gianni Rodari inventó un ejercicio parecido a éste, y lo llamó "la fábula al revés".


 


 


 

 

ACTIVIDAD Nº 2


 

Adaptaciones


 


En El hobbit,* Tolkien narra las aventuras de un grupo de enanos que, acompañados por Bilbo, el hobbit, intentan recuperar el tesoro y el reino de los enanos en las montañas. El tesoro está en poder de un terrible dragón: Smaug.

En un momento de la aventura, Smaug ataca a los habitantes de Esgaroth, en El Lago, que recibieron y ayudaron a los enanos. El gobernador abandona rápidamente la ciudad, pero los más valientes, dirigidos por Bardo, el arquero, se preparan para resistir el ataque del dragón...


 


 

…Las fauces del dragón despedían fuego. Por un momento voló en círculos sobre ellos, alto en el aire, alumbrando todo el lago. Los arboles de las orillas brillaban como sangre y cobre, con sombras muy negras que subían por los troncos. Luego descendió de pronto atravesando la tormenta de flechas, temerario de furia, sin tratar de esconder los flancos escamosos, buscando sólo incendiar la ciudad.

Bardo tiraba con un gran arco de tejo, hasta que sólo le quedó una flecha. Las llamas se le acercaban. Los compañeros lo abandonaban. Preparó el arco por última vez.

De repente, de la oscuridad, algo revoloteó hasta su hombro. Bardo se sobresaltó, pero era sólo un viejo zorzal. Se le posó junto a la oreja y le comunicó las nuevas. Maravillado, Bardo se dio cuenta de que entendía la lengua del zorzal, pues era de la raza de Valle.

¡Espera! ¡Espera! le dijo el pájaro. La luna está asomando. ¡Busca el hueco del pecho izquierdo cuando vuele por encima de ti! (…)

Entonces Bardo llevó la cuerda del arco hasta la oreja. El dragón regresaba volando en círculos bajos, y mientras iba acercándose, la luna se elevó sobre la orilla este y le plateó las grandes alas

(...) Descendió de nuevo, más bajo que nunca, y cuando se precipitaba sobre Bardo, el vientre blanco resplandeció, con fuegos chispeantes de gemas a la luz de la luna, salvo en un punto. El gran arco chasqueó. La flecha negra voló directa desde la cuerda al hueco del pecho izquierdo, donde nacía la pata delantera ahora extendida. En ese hueco se hundió la flecha, y allí desapareció, punta, mástil y pluma, tan fiero había sido el tiro. Con un chillido que ensordeció a hombres, derribó árboles y desmenuzó piedras, Smaug saltó disparado en el aire y se precipitó a tierra desde las alturas.

Cayó estrellándose en medio de la ciudad. Los últimos movimientos de agonía lo redujeron a chispas y resplandores. El lago rugió. Un vapor inmenso se elevó, blanco en la repentina oscuridad bajo la luna. Hubo un siseo y un borboteante remolino, y luego silencio.


 

* J.R. Tolkien, El hobbit, Buenos Aires, Minotauro, 1982.


 


 

Como se habrán dado cuenta, la historia transcurre en un tiempo remoto y en un lugar imaginario.


 


 

1. Escribe los nombres de los personajes que participan en la historia que acabas de leer. ¿Quién es el héroe? ¿Quién es su aliado o ayudante? ¿Quién es su adversario o enemigo? ¿Qué poderes tiene cada uno?


 

2. Escribe en una lista las acciones que llevan a cabo los personajes.


 

3. Te proponemos que cuentes la historia de una lucha como ésta, pero en otro escenario y con otros personajes. Te damos tres opciones, para que elijas la que más te guste:


 

• En Ciudad Gótica, en 1994.


 

• En Hueso Partido, ciudad ferroviaria del Lejano Oeste, en 1887.


 

• En Fobos, una de las lunas de Marte, en 3050.


 

Ayuda


 

Hacerte algunas preguntas te va a ayudar. Por ejemplo: ¿quién atacará en ese lugar y esa época?, ¿qué poderes tendrá?, ¿con qué armas se defenderán?, ¿cómo será el lugar?, ¿quién será el héroe y quién su aliado?, ¿cuál será el motivo de la lucha?


 


 


 


 


 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada