miércoles, 23 de junio de 2010

Apunte sobre el género fantástico para 3º E.S.

UN POCO DE HISTORIA…

    En la literatura oral de casi todos los pueblos hay relatos de fantasmas, aparecidos y metamorfosis; son portadores de los temores ancestrales, del miedo a lo desconocido y lo inexplicable. Por eso, las historias fantásticas han subyugado a grandes y chicos desde siempre y continúan fascinándonos aún hoy.

    La literatura fantástica surgió como género en Europa y en América en el siglo XIX. Edgar Allan Poe, E.T.A. Hoffmann y Robert Louis Stevenson son algunos de los autores. Muchos escritores argentinos, como Julio Cortázar, Enrique Anderson Imbert y Jorge Luis Borges, han escrito magníficas obras de este género.

Ya no sé quién dijo, una vez, hablando de la posible definición de la poesía, que la poesía es eso que se queda afuera, cuando hemos terminado de definir la poesía. Creo que esa misma definición podría aplicarse a lo fantástico, de modo que, en vez de buscar una definición preceptiva de lo que es lo fantástico, en la literatura o fuera de ella, yo pienso que es mejor que cada uno de ustedes, como lo hago yo mismo, consulte su propio mundo interior, sus propias vivencias, y se plantee personalmente el problema de esas situaciones, de esas irrupciones, de esas llamadas coincidencias en que de golpe nuestra inteligencia y nuestra sensibilidad tienen la impresión de que las leyes, a que obedecemos habitualmente, no se cumplen del todo o se están cumpliendo de una manera parcial, o están dando su lugar a una excepción.

Ese sentimiento de lo fantástico, como me gusta llamarle, porque creo que es sobre todo un sentimiento e incluso un poco visceral, ese sentimiento me acompaña a mí desde el comienzo de mi vida, desde muy pequeño, antes, mucho antes de comenzar a escribir, me negué a aceptar la realidad tal como pretendían imponérmela y explicármela mis padres y mis maestros. Yo vi siempre el mundo de una manera distinta, sentí siempre, que entre dos cosas que parecen perfectamente delimitadas y separadas, hay intersticios por los cuales, para mí al menos, pasaba, se colaba, un elemento, que no podía explicarse con leyes, que no podía explicarse con lógica, que no podía explicarse con la inteligencia razonante.

Ese sentimiento, que creo que se refleja en la mayoría de mis cuentos, podríamos calificarlo de extrañamiento; en cualquier momento les puede suceder a ustedes, les habrá sucedido, a mí me sucede todo el tiempo, en cualquier momento que podemos calificar de prosaico, en la cama, en el ómnibus, bajo la ducha, hablando, caminando o leyendo, hay como pequeños paréntesis en esa realidad y es por ahí, donde una sensibilidad preparada a ese tipo de experiencias siente la presencia de algo diferente, siente, en otras palabras, lo que podemos llamar lo fantástico.

JULIO CORTÁZAR, "El sentimiento de lo fantástico" (fragmento).


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada